CONCEPTOS BÁSICOS DE PUERTAS Y VENTANAS TÉRMICAS Y ANTIRRUIDO

Cuando los hombres primitivos buscaban una vivienda, eran impulsados por un afán de protección. Careciendo de la protección natural que tenían otros animales (pieles gruesas, escamas, plumas, conchas, caparazones, pelajes densos) para defenderse de los rigores del clima, el hombre debió buscar soluciones externas como un amparo contra el frío o el calor intensos, contra la lluvia, las borrascas, la nieve.  Y, además, la urgencia de no ser presa fácil de cientos de cazadores de diversas especies. Estos imperativos, y su sicología gregaria lo llevaron a internarse inicialmente en cuevas y más tarde a desarrollar técnicas diversas para construir resguardos más amigables, adecuados a sus necesidades, al tiempo que se alejaba de la dependencia de esos habitáculos naturales. Durante miles de años fueron desarrollando formas cada vez más complejas de vivienda, e incorporando soluciones para mejorar la higiene, la iluminación, la estabilidad estructural. Sin embargo, ha sido solamente en los dos últimos siglos, en especial en el XX, cuando se da un salto portentoso en el diseño, en el uso de materiales novedosos, en la incorporación de avanzadas técnicas y tecnologías que permiten la construcción masiva de viviendas con especificaciones nunca antes imaginadas. El desarrollo social y económico trajo consigo replantear las necesidades y los propósitos de las viviendas. Ya no se trataba solamente de protegerse del clima. Ahora se construyen espacios para vivir, en los cuales las expectativas de confort interno son fundamentales.

En Colombia carecemos de una legislación específica sobre ciertos factores a estudiar y valorar en la construcción de viviendas. Uno de ellos, de enorme importancia en las modernas metrópolis, estresadas por un ruido creciente en todos los entornos, es, precisamente, el control de ese ruido. No hay normas que regulen y exijan que las obras se diseñen y se construyan bajo unos parámetros tales que el ruido percibido no exponga la salud de sus futuros habitantes, que les permita trabajar, disfrutar sus tiempos de ocio y entretenimiento, sus horas de descanso y de sueño. Para la aprobación de una licencia de construcción no se requiere ningún estudio acústico de la zona y del aislamiento propuesto en el proyecto para garantizar el confort de los usuarios. Así que no se tienen en cuenta para nada los índices acústicos de los materiales a usar. Otro factor para el cual no hay normas específicas es el del aislamiento térmico. Cuando se requiere, se soluciona por la vía fácil de instalar aires acondicionados o equipos de calefacción. Y listo. No se estiman como un elemento importante del diseño, de los estudios preliminares y de la construcción. Se desecha la importancia de proyectar pensando en ahorros energéticos sin sacrificar la aclimatación de los espacios interiores. La arquitectura bioclimática se está planteando estos problemas, pero el punto nuestro es que no hay políticas ni una legislación clara al respecto.

Uno de los componentes importantes en la construcción, que tiene que ver en forma directa con los dos aspectos señalados, es la ventanería. Obvio, no es el único ni el más importante, pero sí el más sensible a la hora de experimentar las incomodidades y el estrés del ruido y de la filtración de corrientes de aire frío, además de otros problemas inherentes, como inseguridad, mala ventilación, etc. Una ventanería apropiada es parte esencial del confort de una vivienda moderna.

En los artículos siguientes desarrollaremos diversos aspectos básicos que deben considerarse al momento de diseñar un proyecto, o al decidir la compra de una ventanería con características reales térmicas y antirruido.

Y NO OLVIDE QUE EN HARMONIA-VT NO VENDEMOS VENTANAS, BRINDAMOS CONFORT.

Encuentra más Blogs como este

Pronto publicaremos más blogs como este

¿Listo para armonizar tu ambiente interior?